Actualidad

Trabajadores de Navantia califican de "hipocresía" la "no actuación" del Gobierno en la contratación de los BAM

Entrega de BAM presidida por la ministra de Defensa en funciones, Carme Chacón.

Los trabajadores de Navantia Puerto Real, tras confirmarse que el Gobierno no dará la orden de ejecución de la segunda serie de los Buques de Acción Marítima (BAM), ha calificado la "no actuación" del Ejecutivo central, ya en funciones, de "hipócrita" y "cínica", asegurando además que para ellos "no es ninguna sorpresa", ya que las movilizaciones de los dos últimos meses de la plantilla de este astillero han sido, precisamente, "consecuencia de la falta de compromiso del Gobierno socialista" ante la referida carga de trabajo.

Desde septiembre de 2010 que comienza el proceso hasta el 20 de noviembre de 2011, ha transcurrido "más que tiempo suficiente" para poner en marcha el proceso para la fabricación de estos barcos. Además, recuerda que el vicepresidente del Gobierno, Manuel Chaves, les aseguró en la reunión mantenida con este comité que la orden de ejecución de estos barcos estaría "antes del fin de la legislatura".

   Por ello, consideran que "no se puede jugar con la esperanza de miles de trabajadores de Navantia y de su industria auxiliar" con este tipo de manifestaciones que sólo crean "falsas expectativas" acerca de que este proyecto crearía 6.000 puestos de trabajo, "cuando la instrucciones dadas por el Ministerio de Defensa para los plazos de construcción apenas ocuparían a 1.000 trabajadores de la industria auxiliar".

   Asimismo, achacan la responsabilidad "en exclusividad" al Gobierno del PSOE de que en los astilleros de la Bahía de Cádiz se hayan perdido "más de 4.000 puestos de trabajo y no haya ninguna perspectiva real de carga de trabajo".

   En este sentido, añaden que a partir de ahora la responsabilidad será del nuevo Gobierno, aunque para ello "debe entender que la puesta en marcha de la orden de ejecución de los BAM es perentoria" y que para recuperar el nivel de empleo mantenido en los últimos años en los centros de Navantia de la Bahía, los plazos de construcción deben ser similares a los mantenidos con la primera fase BAM, porque de lo contrario "podrían también incurrir en la misma actitud que ha mantenido el Ejecutivo socialista".

   Por último, el comité de empresa asegura tener "esperanza" en que el nuevo Gobierno dé "instrucciones claras" a los gestores de Navantia "para que cambien de forma radical la política comercial de la empresa en lo referente al mercado civil", ya que consideran "necesario que estemos presentes en él", sobre todo en aquellos segmentos de buques que empiezan a despuntar como los gaseros, RO-RO y FSPO (Unidad de Almacenamiento Flotante), "en los que precisamente la plantilla de este astillero cuenta con una notoria experiencia que le avala para poder competir en este mercado".